Decreto 184/2017, de 7 de noviembre, por el que se establece un régimen de incentivos a la inversión empresarial en actividades industriales con gran impacto económico y social en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Extremadura.

Sección:I - Disposiciones Generales
Emisor:ConsejerÍA de EconomÍA e Infraestructuras
Rango de Ley:Decreto
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

DECRETO 184/2017, de 7 de noviembre, por el que se establece un régimen de incentivos a la inversión empresarial en actividades industriales con gran impacto económico y social en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Extremadura. (2017040196)

Extremadura cuenta con potentes recursos para ser considerada una zona del máximo atractivo para la inversión. El desequilibro actual en la industria manufacturera extremeña, de 6 puntos porcentuales menos que la media nacional en su peso sobre el PIB, dificulta el desarrollo económico de la región y la creación de riqueza, pues el sector industrial es el más intensivo en inversión en I+D+i, siendo el que añade mayor productividad y el que garantiza una balanza comercial positiva para una economía. Por todo ello, el sector industrial debe convertirse en uno de los principales protagonistas en la economía de la región.

La reactivación empresarial se está destacando como una de las cuestiones prioritarias para consolidar la recuperación económica y fomentar un crecimiento más duradero. Es necesario potenciar el sector industrial de Extremadura dado su bajo grado de desarrollo en la estructura productiva de la región, en la que este sector tiene escasa presencia y está relacionado principalmente con la industria agroalimentaria, debido en parte a las características de la región: extensa superficie, baja densidad demográfica, un importante entorno rural y una economía fuertemente vinculada al sector terciario.

La Estrategia de Especialización Inteligente de Extremadura RIS3 describe su misión como "aumentar el tamaño, el valor añadido y la competitividad global del tejido socio-económico de Extremadura, mediante políticas que permitan el uso y el desarrollo de tecnologías relacionadas con sus fuentes de diferenciación, fundamentalmente las basadas en la explotación sostenible de los recursos naturales y culturales y en la capacidad de generación de calidad de vida en su contexto demográfico, conectadas con los retos de Europa 2020 y las tendencias mundiales generadoras de oportunidad".

La Estrategia de Industrialización de Extremadura 2014/2020 establece que Extremadura vincula su futuro económico al desarrollo de su sector industrial y para ello plantea una visión dirigida a "Posicionar a Extremadura en los ámbitos internacionales de inversión, y entre su población, como una región proactiva en el sector industrial, con un elevado retorno de inversión a nivel Europeo al aunar las mejores condiciones para invertir (suelo e instalaciones industriales), máximas condiciones financieras en ayudas a la inversión (región objetivo 1), las máximas capacidades en recursos humanos, un entorno natural y ambiental privilegiado, los máximos fondos para inversión en I+D+i, y un sistema de ciencia y tecnología con dominios científico-técnicos en disciplinas críticas de futuro". Este posicionamiento está en línea con la posición de la Unión Europea en su comunicación de 22 de enero de 2014 "Por un renacimiento industrial europeo" donde se indica que una sólida base industrial es una de las condiciones para el crecimiento y el empleo.

En ese contexto, las ayudas a los proyectos de inversión empresarial reguladas en este decreto, tienen como finalidad favorecer la inversión productiva, a través del apoyo a proyectos intensivos en capital y empleo, que permitan incrementar la competitividad y productivi-

dad de las empresas ubicadas en Extremadura, con el fin de contribuir al desarrollo regional y a la creación de empleo de calidad.

Mediante este decreto se pretende potenciar el sector industrial de Extremadura, hacer más atractiva nuestra región a posibles inversores y, además, hacer una utilización más eficiente de los recursos públicos ya invertidos en suelo industrial poniéndolos en valor y rentabilizándolos.

Está demostrada la importancia que el sector industrial tiene sobre el empleo. La producción industrial genera no sólo empleos directos sino que también influye directamente en la creación y consolidación de empleo de otros sectores de una manera muy clara, pues la industria es una fuente de creación de empleo estable y de calidad. Esta es la razón por la que se deben marcar prioridades para el especial desarrollo de este sector, como uno de los principales factores que van a contribuir a la reducción de las tasas de desempleo de Extremadura. En ese sentido, toda inversión empresarial en la región que contribuya a ese logro debe considerarse prioritaria, por tanto esa línea de trabajo es la seguida en este decreto.

Estas subvenciones se articulan como medidas complementarias y, por lo tanto, compatibles con otras ya existentes con el fin de hacer más atractiva nuestra región ante posibles inversores. Actualmente ya existen distintas medidas de apoyo similares a está, concretamente la línea de Incentivos Regionales para proyectos de inversión industriales, dependiente de la Administración General del Estado, y la línea de Incentivos Agroindustriales, dependiente de la Administración regional y destinada a inversiones de la industria agroalimentaria que están excluidas de la anterior línea de ayudas citada. El objetivo es buscar un elemento diferenciador con respecto a otras comunidades que permita atraer inversiones importantes a Extremadura. Pese a ser una subvención pequeña en cuanto al porcentaje concedido, se trata de una ayuda cuantitativamente importante al aplicarlo a grandes volúmenes de inversión.

Por último, destacar que estas subvenciones al estar focalizadas a proyectos de inversión realizados en suelos industriales ya existentes, también pretenden actuar como un apalancamiento de otras medidas puestas en marcha por la Administración regional que han dotado a nuestra región de suelo industrial provisto de infraestructuras modernas y funcionales. Estas ayudas darán un mayor valor añadido a esas medidas rentabilizándolas y logrando de este modo una mayor eficiencia en la utilización de los recursos públicos.

Estas ayudas podrán concederse tanto a Pymes como a grandes empresas. Sus características especiales aconsejan que su concesión se realice en régimen de concesión directa mediante convocatoria abierta, al tratarse de ayudas destinadas a fomentar la creación y expansión de empresas mediante la realización de inversiones con la repercusión que estas actuaciones pueden ocasionar en la revitalización de la economía regional y en la creación de empleo, objetivos prioritarios del Gobierno extremeño, lo cual fundamenta y motiva la aplicación a este régimen de subvenciones de la excepción a que hace referencia el artículo 22.2 de la Ley 6/2011, de 23 de marzo, de Subvenciones de la Comunidad Autónoma de Extremadura.

En la medida que afectan a distintos sectores industriales, para la elaboración de este decreto se han tenido en cuenta las Directrices sobre las ayudas estatales de finalidad regional

para 2014-2020 (2013/C 209/01) y las Directrices de la Unión Europea aplicables a las ayudas estatales en los sectores agrícola y forestal y en las zonas rurales de 2014 a 2020 (2014/C 204/01).

Este régimen de ayudas está exento de la obligación de notificación establecida en el artículo 108, apartado 3, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea al estar acogido al Reglamento (UE) n.º 651/2014 de la Comisión, de 17 de junio de 2014, por el que se declaran determinadas categorías de ayudas compatibles con el mercado interior en aplicación de los artículos 107 y 108 del Tratado. En particular, en lo que respecta a las ayudas concedidas en el sector de la transformación y comercialización de productos agrícolas y de acuerdo con lo establecido en el artículo 1, apartado 3, letra c) del citado Reglamento, en ningún caso el importe de la ayuda a conceder se determinará en función del precio o de la cantidad de productos agrícolas adquiridos a productores primarios o comercializados por las empresas interesadas y tampoco la ayuda a conceder estará supeditada a que una parte o la totalidad de la misma se repercuta a los productores primarios.

Sin perjuicio de lo anterior, y debido a las características exigidas a los proyectos subvencionados, todas las ayudas individuales que vayan a ser concedidas en el sector de la transformación y comercialización de productos agrícolas deberán ser notificadas a la Comisión Europea antes de su concesión.

En su virtud, de conformidad con el artículo 90.2 de la Ley 1/2002, de 28 de febrero, del Gobierno y de la Administración de la Comunidad Autónoma de Extremadura, a propuesta del Consejero...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS